Uno de los goles que la industria nos mete


El glutamato monosódico es una sal que se usa como aditivo en alimentos procesados y ultraprocesados para potenciar el sabor. Aunque sea seguro su consumo, no es recomendable por el tipo de alimentos en los que se encuentra: algunos embutidos, golosinas, bollería industrial, snacks salados, sopas, aceitunas o incluso los gusanitos de los niños.

En el etiquetado de ese tipo de alimentos se puede se le puede encontrar bajo los siguientes nombres: ácido glutámico, extracto de levadura, proteína hidrolizada, GMS, MSG, caseinato o E-621. El gol que nos meten: “su consumo habitual podría acostumbrar al paladar a sabores no convencionales y producir en consecuencia rechazos en sabores más habituales y presentes en alimentos sanos”.